¿Porqué la genética no es excusa para justificar malos (o buenos) rendimientos deportivos?

La genética suele ser una de las excusas utilizadas por muchas personas para justificar malos rendimientos deportivos, problemas de peso y otras tantas situaciones negativas.

Para algunos deportistas amateurs la genética suele ser una de las excusas utilizadas para justificar falta de rendimientos deportivos, problemas de peso y otras tantas situaciones negativas. Excusas que nos hacen abandonar la actividad o simplemente no disfrutarla.

Es muy cierto que la genética puede afectar el rendimiento deportivo, pero a un nivel amateur su influencia no resulta tan determinante como muchas personas creen. Especialmente para personas que no se dedican el deporte profesional.

Sin embargo, son muchos los deportistas que dudan de su potencial en base a suponer que el problema está en su genética: creen que no pueden mejorar más o se entregan al estancamiento. 

Claro que puedes seguir quejándote por las capacidades para hacer deportes que tus progenitores te han dejado como herencia.

O puedes ser realista y reconocer que la cuestión determinante está en tu trabajo y perseverancia.

Tu compromiso real para seguir un plan de entrenamiento, sumado a elecciones correctas que en dirección a un estilo de vida sano y sobre todo una buena motivación para mantener ese buen trabajo a largo plazo, acabarán siendo los factores de éxito para mejorar tu rendimiento deportivo.

Si estas palabras no te alcanzan, te invitamos a ver este excelente video , claro, reconocerás algunas personas de Olimpo del deporte. Pero que sería nuestra motivación sin ellas? 

Obviamente, y sin entrar en afirmaciones que nos exceden, las diferencias genéticas pueden afectar al rendimiento en el deporte. Estas diferencias se reflejan en aspectos como distinta capacidad muscular, de obtención de energía a partir de los alimentos, capacidad cardiorrespiratoria, o de recuperación tras el ejercicio.

Todos ellos son factores importantes tanto para el deportista profesional como para el recreativo cuyo objetivo es mejorar su salud y performance.

Y aquí viene la pregunta… de si el deportista nace o se hace. Se ha intentado dar respuesta a través de la relación entre rendimiento y la presencia de distintas variantes genéticas.

Qué porcentaje es herencia y cuál entrenamiento?

Ésta es la pregunta del millón.

Tras el descubrimiento del ADN y sus detalles, se determinó en lo que se denominaba el “determinismo genético”, es decir en considerar que el mayor peso sobre nuestra salud es debido a los genes.

Pero… poco a poco se ha visto cómo el ambiente, es decir nuestros hábitos, afecta a cómo se manifiestan esos genes. Se potencian o se estancan.

“La genética carga la pistola pero el ambiente dispara el gatillo”

Elliot Joslin

En relación al ejercicio, se estima que entre un 30 y un 60% de la variación entre individuos de algunas características fisiológicas pueden estar explicadas por la genética.

Por ejemplo, en relación a la capacidad para la utilización de oxígeno (el llamado VO2max), se sabía que aun a pesar de seguir el mismo programa de entrenamiento supervisado, algunos individuos apenas mejoraban su capacidad aeróbica, mientras que otros podían llegar hasta un 50% de mejora.

Qué es el VO2max?

Se trata de la cantidad o el porcentaje de oxígeno que aprovechan los músculos a la hora de realizar un movimiento y se expresa en mililitros de oxígeno por kilogramo de peso durante un minuto.

Aunque viene determinado genéticamente, se calcula que se puede mejorar con entrenamiento, sobre todo de alta intensidad, hasta un máximo de entre un 10 y un 20 por ciento.

Cuanto más alto es el VO2max de una persona, mayor es su capacidad de mantener el esfuerzo durante la práctica de ejercicio.

Así, la población general no entrenada suele tener un VO2max de entre 31 y 58 ml/kg/min, mientras que los atletas registran valores de entre 70 a 80 ml/kg/min

En resumen: nuestra genética nos puede predisponer a progresar de forma más rápida en deportes. Pero estos genes deben ser acompañados de los buenos hábitos como seguir un plan de entrenamiento, estilo de vida sano, una buena motivación y todo en un esfuerzo contante de largo plazo.

Así aprovecharemos el regalo de nuestros progenitores.

xsportium

Editor / Curador de Contenido de XSPORTIUM

Deje un comentario

avatar

Next Post

¿Por qué la música es muy poderosa para entrenar?

Jue Ene 2 , 2020
Escuchar la música correcta mientras se realiza alguna actividad física ayuda a distraer el cansancio general y la falta de actitud que viene con la pereza; promueve un buen ritmo de entrenamiento al mantenerlo en constante movimiento.